Relajación virtual en familia para más de 100.000 usuarios de la red

映画コミュニティーチャット

LOADING...

Málaga, 1 ago (EFE).- (IMÁGENES: Daniel Luque).- La Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma (siglas en español de “ASMR”) es la sensación de relajación, mediante caricias o susurros virtuales, que una persona puede llegar a sentir. Mediante esta técnica que arrasa en la red, una madre e hija andaluzas consiguen la tranquilidad de más de 100.000 personas.
 
El ASMR es la experiencia de sentir un hormigueo placentero y relajante en la nuca y la columna vertebral en respuesta a estímulos como susurros, movimientos suaves y pausados o sonidos repetitivos. Con una simple búsqueda en internet de estas siglas, aparecen 208 millones de resultados diferentes.
 
Sobre esto, Macarena Mateos comenzó a subir vídeos a Youtube en 2017 con el nombre de “Luciérnaga ASMR”. La malagueña, de 39 años, conoció esta técnica por un compañero que estudiaba oposiciones y que necesitaba relajarse. Ella investigó, hasta que utilizó esos vídeos para dormir y, en consecuencia, decidió abrir su canal.
 
Mateos comenzó creciendo en Youtube hasta alcanzar los 56.000 suscriptores en la red y más de 9 millones de visualizaciones. Su contenido es variado: desde vídeos en los que representa un papel -los llamados “roleplays”- a vídeos de historias y movimientos de manos, siempre con el objetivo de relajar a la audiencia.
 
La afición de ésta por el “ASMR” propició que su madre Ana Cobo, también malagueña y de 75 años, abriese un canal de la misma temática en la red. Sucedió cuando, por iniciativa de Macarena, juntas decidieron hacer un vídeo de ASMR, en el cual las reacciones y la naturalidad de Ana cautivó a los suscriptores de su hija.
 
Ana confiesa que los vídeos de su hija le producían risa y no entendía porque hablaba en voz baja. Pero al ver los comentarios y el apoyo que recibió, abrió su propio canal -Kairandal ASMR- en el que contaba, de manera susurrada, experiencias paranormales que ella había sentido. Acumula ya más de 2 millones de visualizaciones.
 
La mujer cuenta que sus primeros vídeos fueron un éxito, e incluso uno de ellos, en los que enseñaba sus regalos de reyes, tiene más de 608.000 visualizaciones. A diferencia de los “teatrillos” de su hija -como ella llama a los “roleplays”- hace vídeos más caseros, sobre lectura, recetas o historias de Málaga.
 
Sin embargo, tanto Macarena como Ana han asegurado a Efe que hacer vídeos de ASMR es, por ahora, una afición y no un trabajo. Coinciden en la importancia de recibir apoyo de sus suscriptores y en lo “emocionante” que es cuando te ven cientos de personas.
 
Macarena, que tiene dos trabajos, gana entre 100 y 300 euros mensuales por su canal de ASMR, mientras que Ana, ama de casa, gana unos 80 euros trimestrales. A pesar de ser una afición, ambas le dedican tiempo y recursos suficientes, con el uso de un foco de luz, micrófonos que llegan hasta los 700 euros y un croma para fondos.
 
Coinciden en la clave de su éxito: constancia y naturalidad. “A la gente le engancha que seas transparente”, ha asegura

低コストで簡単、プロのようなホームページ作成「グーペ」

Livedoor相互RSS

コメントを残す